5 Estrategias Demoledoras para Comunicar tus Ideas

“Un gran discurso debe parecer sin esfuerzo, auténtico, incluso espontáneo. Pero ¿cómo hacerlo?”

Las mejores presentaciones que he vivido siempre me han parecido aquellas que las han realizado sin esfuerzo, pero en realidad lo que he me he dado cuenta es que “sólo lo parecen”. En este post he recopilado 5 aspectos que te recomendaría poner en práctica para lograr que quienes te escuchan lo sientan de esa manera. Desde los griegos a los modernos comunicadores, tú también puedes aprovecharte de sus estrategias y ponerlas a tu servicio.

Te toca tomar la palabra. En una reunión o en un grupo mayor. En el momento de levantarte de tu silla tragas saliva y tus piernas se tambalean al acercarte al lugar desde el que debes hablar. Tu cabeza palpita. La presión se acumula en lo más profundo de ti y amenaza con escapar…

Es hora de mostrarte a los demás, y lo que sientes son tan sólo tus sentimientos más primarios. Los biólogos evolutivos nos dicen que ante algo que percibimos como una presunta amenaza, entramos en modo de lucha o huida (en inglés “fight or fly”), e iniciamos una reacción en cadena que comienza activando los centros del miedo del cerebro y termina bombeando sangre y oxígeno a nuestros músculos: Estamos preparados para la batalla o para escapar.

Si experimentas esto, no te preocupes. Es normal. Todo el mundo debería tener algo de esta sensación (en un nivel controlado) para dar lo mejor de unos mismo. Por decirlo de algún modo es un nivel de stress “positivo” que te alerta y te pone alerta para un momento importante.

Lo importante es que esta sensación no se apodere de nosotros y nos bloquee. Entonces, ¿cómo podemos mejorar esta faceta que algunos sentimos que en ocasiones se apodera de nosotros?

Los antiguos griegos creían firmemente en que todos los ciudadanos deberían estudiar cómo hablar en público y el arte de la persuasión. De hecho en su Arte de la retórica, Aristóteles lo estableció así:

  • Ethos: cómo nos ganamos el respeto de nuestros oyentes
  • Logos: cómo apoyamos nuestro mensaje con datos sólidos
  • Pathos: cómo apelamos a las emociones de nuestra audiencia y los persuadimos de nuestro argumento

Domina estas tres piezas, y estás muy cerca de dominar la situación ya que estarás dominando los métodos de los grandes maestros.

Un gran discurso debe parecer sin esfuerzo, auténtico, incluso espontáneo.

Sí, sí eso es sencillo de decir, pero ¿cómo puedo hacerlo? Aquí te cito 5 estrategias que te recomendaría poner en práctica si deseas que quienes te escuchen así lo sientan:

  1. PRÁCTICA. La práctica es la clave para dominar virtualmente todas las habilidades, y hablar con eficacia no es una excepción. Por cada minuto de entrega, Winston Churchill comentaba que dedicó una hora a la preparación. Un discurso de 45 minutos significó 45 horas de preparación (o la semana laboral del trabajador promedio). Mientras tanto, Churchill tenía un país y una guerra por delante. Un gran discurso debe parecer sin esfuerzo, auténtico, incluso espontáneo. Quizás Mark Twain lo expresó mejor diciendo que “Por lo general, me toma más de tres semanas preparar un buen discurso improvisado“.
  2. HAS DE TENER UN “GANCHO”. Como todas las grandes canciones que nunca podremos olvidar, tu mensaje debería tener un buen gancho. Toma las tres charlas TED más vistas de todos los tiempos. Dentro de los primeros dos minutos de cada uno, el orador entrega su Gran Idea. No fallan nunca. Por ejemplo: “Es la educación que está destinada a llevarnos hacia el futuro y no podemos comprenderla“, dice Sir Ken Robinson. “Quiero comenzar ofreciéndote un truco de vida gratuito, sin tecnología. . . [Eso] podría cambiar significativamente la forma en que se desarrolla tu vida “, dice la psicóloga Amy Cuddy.Todos los grandes e inspiradores líderes y organizaciones en el mundo piensan, actúan y se comunican de la misma manera. Y es todo lo contrario a todos los demás “, declara Simon Sinek. ¿Enganchan? La verdad es que hace que sigamos atendiendo y no es una mala táctica, ya que los estudios han demostrado que, en promedio, el ritmo cardíaco de los oyentes comienza a disminuir en el momento en que el orador entra en el escenario y comienza a hablar.
  3. LA “MAGIA” DEL SILENCIO. Napoleón Bonaparte fue magistral en reunir a sus tropas. Pero para compensar su pequeña estatura y groseros ademanes, Napoleón no cautivaba a sus tropas con un impresionante grito de guerra sino que utilizó el poder del silencio. Antes de una batalla, permanecía en silencio frente a sus tropas durante casi un minuto completo antes de dirigirse a ellos. David Hume, escritor de discursos para cuatro presidentes llamó a esto el “retraso estratégico“, que “agrega peso y sabiduría” a la percepción de tu audiencia tanto de ti como de tu discurso. Si bien ninguno de nosotros puede (ni debe) torturar a nuestra audiencia con 60 segundos de interminable silencio, la pausa ingeniosa puede ser igualmente efectiva en un discurso de ventas, en una reunión o en una negociación. Hume aconsejaba: “Antes de hablar, fija tus ojos en cada uno de tus futuros oyentes. Cada segundo que esperes fortalecerá el impacto de tus palabras. Párate, mira y ordena a su audiencia, y ellos se esforzarán para escucharte “.
  4. MANTENLOS VIVOS DENTRO DE LA HISTORIA. Al igual que una historia tiene un arco narrativo, una presentación tiene una estructura que puede hacer que una audiencia termine adoptando una idea que tú les vas a presentar. En su brillante charla en TED, Nancy Duarte usa esta estructura con maestría. Se trata de una serie de contrastes entre lo que es la situación actual y la enfrenta con lo que podría ser si adoptáramos ciertas acciones. Así cuando dice, ‘Aquí hay un problema. ¿Qué sucede si lo resolvemos?  o “Aquí hay un obstáculo. Vamos a eliminarlo” lo que está haciendo es presentar una situación que resulta poco atractiva a su audiencia y ésta se pregunta,’ Vaya, ¿estoy de acuerdo y me alineo con esto que me proponen o no?”. Ese contraste entre lo que es y lo que podría ser crea tensión en las mentes de audiencia. Y  esa tensión hace que la audiencia avance cada vez más rápido, hacia lo que podría ser el futuro si adoptara la idea que le propones.
  5. HABLA TAMBIÉN CON TU CUERPO. Sean Stephenson fue un ayudante en la Casa Blanca que colaboró estrechamente con el presidente Bill Clinton. Stephenson vio a Clinton de cerca y se maravilló de su capacidad para conectar con las personas a través de un extenso repertorio de gestos físicos. Él cataloga algunos de los movimientos patentados de Clinton para complacer a la gente:
    1. Te tocaba: Clinton colocaba su mano en su hombro, espalda o antebrazo mientras hablaba con la otra persona, “como si estuviera pasándole su energía a la persona con la que estaba hablando“.
    2. Mantenía el Contacto visual contigo: “Una vez que los ojos del presidente Clinton se fijaban en los tuyos, no te abandonaban hasta que te quedabas convencido”.
    3. Sus expresiones faciales siempre mostraban empatía y alegría: saludaba a las personas con sonrisas en momentos de alegría y con expresiones de empatía en momentos de tristeza. “Nunca daba la impresión de ser falso, siempre tuvo éxito a la hora de transmitir la emoción que quería mostrar”.

“La gente decía que la mayor habilidad de Clinton era su capacidad para comunicarse”, en cambio Stephenson opinaba que su punto fuerte era sin duda su habilidad para poder conectar con los demás”.

¿Eres bueno hablando en público?

Como decimos en Presentología: “No es sólo lo que Dices sino cómo lo Presentas, y en el cómo reside gran parte de tu capacidad de Influir y de Persuadir adecuadamente. Haz click AQUI si deseas conocer más sobre la Ciencia que hay detrás de las buenas Presentaciones.

En nuestro Post de la semana próxima abordaremos la tercera de las técnicas para conseguir los emails de las personas con las que deseamos realizar Networking.

 No te lo pierdas


Si todavía no estás suscrito a nuestra Newsletter Semanal – Pídoras para tu Mejora Personal y Profesional según el Método MTR


Recibirás todos los Miércoles a las 20:00 h CET un email con nuestras exclusivas Píldoras REKAPP


Print Friendly, PDF & Email
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* He leido y acepto las condiciones de uso