TU SILENCIO ES ORO (Parte I) – Cuando dominar la palabra no es suficiente

La palabra es plata y el silencio es oro (Proverbio Castellano). 

Simplificándolo mucho podríamos decir que la Oratoria sería el Arte de emplear las palabras con elocuencia con la finalidad de persuadir o conmover a quienes te escuchan 

Pero hay algo más. ¿Sabes cómo emplear todo el poder que encierran las pausas? ¡Descubre en este Post cómo y cuándo debes usar esta herramienta de vital importancia a la hora de hablar en público! 

Cuando todavía no me había adentrado en el apasionante mundo de Hablar en Público pensaba como seguramente muchas otras personas, que hay gente que tiene un don para encandilar con su mensaje. Son los comúnmente llamados “picos de oro”.  

Los “picos de oro” hablan, y los demás escuchamos embelesados, a veces casi como “hipnotizados”. Las personas que tienen ese “don” merecen toda mi admiración por hacer un uso tan fantástico de una de las facetas que nos distingue a los humanos del resto de seres: la capacidad de emplear las palabras para comunicar tus mensajes e influir en los demás. 

Si bien creo que mi uso de las palabras no llega a ese nivel tan elevado (quizás mi formación técnica me haya permitido desarrollar más potentemente otras facetas más racionales), en mi caso el uso de las palabras es correcto y diría que en ocasiones hasta muy acertado, pero creo que no llego al nivel del griego Demóstenes ni del romano Cicerón. 

Por el contrario, después de escuchar a  muchos ponentes, formadores, políticos y oradores, he descubierto algo que para  tiene un rango a la misma altura que el arte de dominar la palabra: el arte de dominar los silencios en tu discurso. 

Usar pausas y emplear el poder del silencio es una forma de elevar sus presentaciones de lo mundano a lo excepcional. No hace falta que tomes mi ejemplo para creer en lo que te digo. La neurociencia nos da algunas pruebas interesantes al respecto. 

CUÁNDO, CÓMO Y DÓNDE PUEDES EMPLEAR LAS PAUSAS EN TU MENSAJE 

A lo largo de nuestra presentación seguro que encontraremos la ocasión de incluir una serie de “oasis”, una serie de lugares de refresco y recuperación, que deberíamos proporcionar a quienes están escuchando nuestros discursos y presentaciones. Sin estos lugares de parada, nuestro mensaje puede comenzar a resentirse y puede terminar pareciéndoles como una caminata larga y seca a través de un terreno seco y monótono. 

Encontrarás la ocasión de emplearlas en las siguientes ocasiones: 

  • Para separar las secciones principales de tu mensaje. Los oyentes sólo pueden almacenar una cantidad de información limitada antes de saturarse (y desconectar). Necesitarás hacer una pausa significativa por ejemplo entre tu introducción y el cuerpo de tu mensaje, entre cada punto principal del mismo, y entre el cuerpo y la conclusión. Las pausas en cada uno de estos lugares le dicen a la audiencia, “Aquí viene algo nuevo”, y en efecto, les permite presionar el botón de ATENCION algo Importante va a ocurrir. 
  • Deja que la información vital se pose en sus mentes. Al Hablar en público tendemos a sentirnos ansiosos, o al menos nerviosos y a veces cohibidos. Cuando esto nos ocurre nuestro cuerpo libera adrenalina, lo que tiende a acelerarnos. Por lo tanto, es común que los ponentes repasemos y recapitulemos los puntos más importantes de nuestro mensaje. Este es un lugar donde la pausa es realmente tu amiga. Úsala para dar a sus oyentes un momento para que la información importante cale hondo y les llegue con toda su potencia. 
  • Como “marcas” para las transiciones entre las ideas. Uno de los momentos más problemáticos a la hora de comunicar se produce a la hora de lograr transiciones de ideas de forma natural en nuestras presentaciones. Siempre debemos tener en cuenta que “nosotros sabemos de lo nuestro” (llevamos mucho tiempo leyendo, escribiendo, preparándolo), pero muy a menudo no logramos que nuestra audiencia conecte las ideas de la misma manera que las conectamos nosotros. Una cosa que puede ayudar a este respecto es el lograr pausar mientras realizas la transición entre dos ideas. Esta pausa permite que los oyentes comprendan que la última parte de la información que les proporcionaste está a punto de vincularse con lo que venga a continuación. Cuando lo logras, todo encaja en sus mentes, tu historia es infinitamente más fácil de seguir y, lo que es más importante, lo van a poder retener después de que hayas terminado de hablar. 
  • Para ayudar a la retención del mensaje por tus oyentes. Cuando procesamos fragmentos de información, aparecen investigaciones relacionadas con la neurociencia en las que la investigación del cerebro refuerza la importancia de la pausa. Al responder la pregunta: “¿Tiene algún valor neurológico el lenguaje del silencio?”, Los investigadores descubrieron que si los ponentes no hacen pausas entre las frases, esto influye negativamente en la comprensión de los oyentes. [L.J. MacGregor, M. Corley, D.I. Donaldson, “Listening to the Sound of Silence: Disfluent Silent Pauses in Speech Have Consequences for Listeners,” Neuropsychologia, Dec. 2010 ] Nuestra memoria de trabajo a corto plazo solo puede contener algunas piezas de información, y por solo alrededor de unos 30 segundos. Pausar es una forma muy poderosa de mantener a tu audiencia con tu mensaje: comprometida, informada y disfrutando de la experiencia. 

En nuestro Post de la semana próxima hablaremos sobre Networking y Marca Personal (El ciclo se repite sucesivamente así: Semana 1 – Productividad, Semana 2 – Presentología y Semana 3 – Networking y Marca Personal)

Dentro de 3 semanas volveremos a hablar sobre Presentología abordando la segunda parte de este post (TU SILENCIO ES ORO – Cuando dominar la palabra no es suficiente (II) y ahondaremos sobre el Efecto Suspense de las Pausas y su relación con la duración de las mismas. ¿Cortas?, ¿Largas?, ¿Muy largas? ¿Cuál he de hacer y cuándo? 

 No te lo pierdas


Si todavía no estás suscrito a nuestra Newsletter Semanal – Pídoras para tu Mejora Personal y Profesional según el Método MTR


Recibirás todos los Miércoles a las 20:00 h CET un email con nuestras exclusivas Píldoras REKAPP

 

Print Friendly, PDF & Email
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* He leido y acepto las condiciones de uso