Cómo desarrollar una Mente más Productiva

Si como dicen “el conocimiento es poder” – ¿crees que tu Mente realmente te ayuda?

Puede que te haya ocurrido alguna vez: Estabas listo, lo tenías todo preparado, repasado, visto, memorizado… y en el momento de la verdad: “se te ha ido el Santo al Cielo“. ¡Vaya chasco!

Con todo lo que cuesta llegar a ese momento, con lo que cuesta tener la oportunidad de…, y va y…

Como muchas otras personas (y muchas no lo admiten abiertamente), seguramente estarás preocupado por ocasionales fallos de memoria que te han hecho fracasar en algún momento. Deseas que no te vuelva a ocurrir en el futuro. Y es que, que nos ocurra algo así no es tan difícil como parece. En inglés le llaman “Blackout”(apagón en castellano)

He de reconocer que a pesar de que mi interés en aprender cosas nuevas no disminuye con el tiempo, lo que sí que disminuye es la capacidad de emplear mi memoria y desarrollar mi Mente. Quiero entender que no es por la edad, sino más bien por una cuestión de puro entrenamiento.

Sí, entrenamiento. Reconozco que en la época de estudiar la carrera, mi capacidad de aprender y recordar estaba muy pero que muy bien entrenada. Encadenábamos examen tras examen, asignatura tras asignatura y eso hacía que ese “músculo” al que llamamos Memoria estuviera en pleno apogeo. Es más, mi Mente pasaba sin problema de un tema a otro en cuestión de milisegundos.

Sólo de pensar la cantidad de conceptos, definiciones, teoremas, corolarios y demás conceptos que asimilábamos y procesábamos, no deja de admirarme. ¿Y ahora? ¿Qué pasado¿ Me pregunto: ¿Quizás he perdido esa capacidad? ¿Le ha pasado algo a mi Mente que parece que se ha vuelto menos productiva cuando más la necesito?

No es ya que no me vea con fuerzas de estudiar y recodar todo eso,  sino que me da la sensación de que mi Mente no esta a la altura para algunas tareas y la de otras personas parece que sí. Es más, a veces tengo la sensación de que otros ven cosas que yo no veo y llegan a conclusiones que yo no llego.

Me preocupa, porque ya no soy tan observador como ellos, porque en ocasiones se me olvidan cosas y ya no retengo los detalles como antes y no llego a ciertas conclusiones con la agilidad mental necesaria. Como decía un amigo mío: “cuando se me olvidan algunas cosas, me da la sensación de que tengo menos memoria que la ram de un reloj de arena“. Y eso en ocasiones me crea inseguridad y falta de confianza en mi mismo.

Esta situación me ha llevado a buscar una alternativa a la tradicional de “memorizar a base de codos“. He buscado formas de memorizar, de procesar la información y de resolver situaciones que se nos presentan en el día a día sin que ello suponga un sobreesfuerzo, que a decir verdad ya no me apetece demasiado resolver como hace años.

Y sí. Vaya que lo he encontrado. La verdad es que he descubierto y puesto en práctica varias Metodologías que me han asombrado y que me han permitido sacarle más partido a esa fabulosa máquina que tenemos en el cráneo y que nunca deja de sorprendernos cuando la entrenamos un poquito más.

En este proceso de descubrimiento y entrenamiento he conocido diversas técnicas, las cuales he aplicado y compartido con varias personas, descubriendo cómo funciona nuestra Mente para entrenarla y hacerla mucho más productiva. El resultado es sorprendente.

Cuando uno se engancha a una estrella, avanza a la velocidad del rayo

Una  de las primeras de las enseñanzas que aprendí es que “Peor que no tener una buena memoria, es no tener una voluntad entrenada” –  Así que ¿te animas a acompañarme en los próximos posts sobre este tema?

Haz como yo y déjate llevar por  la voluntad de re-e entrenar tu Mente. Veras como todo cambia alrededor tuyo. Te ocurrirá como a mi: Cosas que te parecían imposibles comenzaran a ser juegos de niños.

Más información aquí

Y es que si estás convencido de conseguir algo más en este año, piensa que las cosas sólo irán a mejor si cambiamos la manera de hacer las cosas.

Recuerda “Cuando tú Creces, tus resultados Creces

Un saludo,

Santiago Pérez-Castillo

Print Friendly, PDF & Email
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *