Conoce estas 6 Técnicas que harán que te Comuniques Mejor (y de paso Reducirán tu Estrés) Parte II

“La Aserción Positiva y Negativa”

Siguiendo con las Técnicas de Asertividad, que nos dan la oportunidad de expresar nuestros deseos sin ser pasivos y sin agredir al otro, hoy vamos a conocer la Técnica de la Aserción Positiva y Negativa.

Si deseas revisar el primero de los posts, haz click AQUI

Seguro que muchas veces cuando alguien te halaga, “qué bien has decorado tu habitación” o un simple “te quedan muy bien esos pantalones” nos sentimos incómodos e incluso te diría que a veces, hasta inseguros.

En este sentido la conducta Asertiva nos permite reconocer nuestras virtudes y autoafirmarnos con naturalidad cuando nos dicen cosas buenas y, también nos ayuda a expresar auténtico afecto y aprecio por otras personas. Con una conducta Asertiva Positiva, te mantienes atento a lo bueno y valioso que hay en los demás. De esta manera, con un mensaje positivo es mucho más sencillo expresar tu deseo. La fórmula que tienes que emplear es mensaje positivo + tu petición asertiva.

No olvides que con una conducta asertiva eres capaz de reforzar la conducta de los demás, un “enhorabuena por lo bien que lo has hecho” o “has demostrado tener mucho coraje para hacer esto” y un decir “te quiero”, no cabe duda que te van a facilitar mucho tu día a día.

Además, piensa que cuando no aceptas un halago que te hace alguien, aunque no seas consciente, demuestras inseguridad y en ese sentido te vuelves vulnerable. La Aserción Positiva te hace reaccionar ante los halagos de los demás de una manera sencilla y positiva, simplemente ¡acéptalos! ¡Un simple gracias y disfruta de ello sin darle más vueltas!, fácil, ¿verdad?

Igualmente estarás de acuerdo conmigo en que nos cuesta aceptar críticas sobre algo que hemos hecho o reconocer errores. Con la Asertividad Negativa desarrollas la capacidad de encajar críticas, entenderlas y transformarlas para que jueguen a tu favor.

Y, ¡bienvenido al mundo real!, todos los seres humanos cometemos errores y lo mejor, es que tienes derecho a ello.

Para evitar hacer daño sin querer, la técnica de la aserción negativa nos permite hacer una autocrítica que generará en la otra persona una reacción menos agresiva.

Puedes ponerla en práctica considerando estas premisas:

  • Tengo derecho a equivocarme. Cuando reconocemos de forma abierta que nos hemos equivocado, damos una señal de querer corregir. Esta reacción nos permite poner el foco en la conducta presente o futura, restando importancia a la acción pasada.
  • No tienes que buscar excusas para minimizar lo ocurrido, en lugar de un simple “lo siento o perdona”. Lo que propongo es empezar por aceptar nuestros fallos, un simple “tienes razón, no debería haber hecho esto…. “

¡ Ponte a practicar y verás cómo tienes buenos resultados y, además tu nivel de estrés se reduce muchísimo!

 

En nuestro Post de la semana próxima hablaremos de una de las Habilidades fundamentales de todo profesional:
Cómo superar el miedo a intervenir en las reuniones de trabajo

 No te lo pierdas


Si todavía no estás suscrito a nuestra Newsletter Semanal – Pídoras para tu Mejora Personal y Profesional según el Método MTR


Recibirás todos los Miércoles a las 20:00 h CET un email con nuestras exclusivas Píldoras REKAPP


Print Friendly, PDF & Email
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *